EL MARKETING POLÍTICO EN UNA ENCRUCIJADA, ENTRE EL LIBERTINAJE DE FACEBOOK O LAS RESTRICCIONES DE TWITTER

Compartir:

SANTO DOMINGO, RD.-
LaRedacciónTP.

Por: Pedro Morales.
Consultor digital y conferencista.

Con frases tales como “el alcance de un mensaje político debería ser algo que se gana, no que se compra” o “Si bien la publicidad en Internet es increíblemente poderosa y muy efectiva para los anunciantes comerciales, ese poder tiene riesgos importantes en política, donde se puede utilizar para influenciar los votos y afecta a las vidas de millones de personas”, el cofundador de twitter Jack Patrick Dorsey anunció que la red social del pajarito azul va a prohibir la publicidad «pagada» de anuncios políticos en todo el mundo, renunciando así dicho de paso a miles de millones de dolares que generan estas publicidades, sobre todo en épocas de campaña electoral. Con ello podríamos pensar que quizás se trata de una decisión basada en la ética y en detrimento de beneficios empresariales.

Por contra la red social Facebook, empresa de Mark Elliot Zuckerberg, en días pasados tomó una decisión radicalmente opuesta a la que ha tomado twitter y anunció que en las próximas semanas piensa poner sus herramientas al servicio de cualquier campaña sin hacerse responsable de la desinformación.

Es indudable que las redes sociales son ya un poder que son capaces de influenciar en la toma de decisiones de cualquier persona y tienen la facultad y la facilidad de que la información llega de manera masiva e inmediata a millones de personas con tan solo un click y, todo ello ha hecho cambiar muchas de las reglas establecidas.

Particularmente desde hace varios años he defendido la necesidad de que la población necesita de una formación específica del uso de las redes sociales ya que estas llegaron a nuestras vidas a una velocidad vertiginosa sin que nadie nos dijera como utilizarlas correctamente. El desconocimiento lleva a las personas a pensar que todo lo que sale en internet es válido, que es cierto y que todo se puede publicar.

La utilización de las campañas de desinformación con los fake news, la utilización de las bases de datos de manera mas que «dudosa» como ocurrió con el escándalo de la empresa Cambridge Analytica, que utilizó datos obtenidos de Facebook para localizar con enorme precisión los votantes que podían darle a Trump la victoria, que reveló al mundo la forma en que se pueden utilizar las redes, ponen en la palestra de la discusión en el marketing político donde se encuentra la raya de Pizarro de las estrategias basadas en la ética y las estrategias basadas en «ganar» a cualquier precio.

República Dominicana no se salva de estas situaciones, es más, me atrevo a decir que la incidencia en la población dominicana de los fake news y la creación de percepción con falsedades es de las mas altas del mundo.


Compartir: